La confianza es madre del descuido - Baltasar Gracián