Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar - Eva Perón