La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena. - Sir Francis Bacon