¡Desgraciado aquel que no sabe sacrificar un día de placer a los deberes de la humanidad! - Jean-Jacques Rousseau