Sólo hay una máxima absoluta y es que no hay nada absoluto. - Auguste Comte