Es más acertado contener a los niños por honor y ternura, que por el temor y el castigo. - Terencio