De la cuna a la tumba sólo hay un paso - Giambattista Marino