Antes de censurar, siempre habría que ver si no se puede disculpar - Georg Christoph Lichtenberg