Cuando una lectura eleva vuestro espirítu y os inspira nobles y valerosos pensamientos, no andéis a la busca de otra regla para juzgar de la obra; es buena, y ha salido de manos de un buen operario. - Jean de la Bruyère