El amor tiende a subir, a no dejarse detener por ninguna de estas cosas bajísimas - Tomás de Kempis