Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse. - Francisco Pi y Margall