Un par de docenas de millones de minutos hacen una vida de cuarenta y cinco años y algo más - Georg Christoph Lichtenberg