Es propio del espíritu humano odiar a quien se ha herido - Tácito