Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver. - Proverbio judío