Es un axioma que aquel a quien todos conceden el segundo lugar, tiene méritos indudables para ocupar el primero. - Jonathan Swift