No puedo creer que Dios nos haya puesto en este mundo para ser ordinarios - Lou Holtz