El arrepentimiento es el remordimiento aceptado - Madame de Swetchine