La renuncia de la voluntad propia vale más que resucitar a los muertos - San Ignacio de Loyola