Todas las cosas surgen del vacío y regresan a él. El regreso al origen devuelve la calma. La calma permite aceptar el destino. Aceptar el destino significa conocer la eternidad. Al que conoce lo eterno [Tao] se le llama iluminado. - Lao Tse