Lo único que impide a Dios mandar un segundo diluvio, es que el primero fue inútil. - Chamfort