No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido. - Mariano Aguiló