Ser Primer Ministro es un trabajo solitario. En cierto modo, así es como debe ser; no se puede liderar desde la multitud. Pero con Denis allí, nunca estaba sola. Qué hombre. Qué marido. Qué amigo - Margaret Thatcher