A los viejos les gusta dar buenos consejos, para consolarse de no poder dar malos ejemplos. - François de la Rochefoucauld