No se puede contemplar sin pasión. Quien contempla desapasionadamente, no contempla - Jorge Luis Borges