El juego es altamente moral; sirve para arruinar a los idiotas - Santiago Rusiñol