Un hombre pinta con sus sesos, no con sus manos - Miguel Ángel Buonarroti