La muerte de los jóvenes constituye un naufragio. La de los viejos es un atracar en el puerto - Plutarco