La cólera no carece nunca de motivos, pero ésta rara vez es suficiente. - Benjamin Franklin