No es posible vivir con estas malditas mujeres, pero tampoco sin ellas - Aristófanes