Un jefe debe tener los ojos tan puros como las manos - Plutarco