Somos tan pequeños que sólo podríamos caber en la imaginación de alguien muy grande. - Anónimo