Las lenguas tienen dos grandes enemigos, los que las imponen y los que las prohíben - Fernando Savater