Por muy alto que sea el trono, siempre está usted sentado sobre el culo - Michel E. de Montaigne