No hay bien alguno que nos deleite si no lo compartimos - Séneca