Los cielos nunca ayudan al hombre que no quiere actuar - Sófocles