Cuando comprendí realmente que mi meta primordial era sentir y experimentar felicidad, empecé a hacer sólo aquellas cosas que me aportaban felicidad. Yo tengo una norma: ¡Si no es divertido no lo hago! - Jack Canfield