Todas las leyes que se dictan tienen por base la desconfianza; ninguna descansa en la virtud de los ciudadanos. - Édouard René Lefebvre de Laboulaye