Muertas las ideologías, el mundo quedó en manos de gente práctica que anula cerebros bajo montañas de nada - Jorge Valdano