¡Qué mejor forma de castigar a tu enemigo que olvidándolo! - Anónimo