La malicia de las buenas personas es peligrosísima - Giulio Andreotti