A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza - Antonio Machado