No hay nada más triste que la tristeza de un hombre alegre - Armando Palacio Valdés