El odio es el más accesible y abarcador de todos los agentes unificadores. Gira y lanza al individuo fuera de su propio yo, le hace olvidar su bienestar y su futuro, le libera de sus celos y de sus egoísmos. - Eric Hoffer