Gobernarse por lo que dice el vulgo es flaqueza - Diego de Saavedra Fajardo