El esclavo sólo tiene un dueño; el ambicioso, tantos como personas le puedan ser útiles a su fortuna. - Jean de la Bruyère