Echad los prejuicios por la puerta: volverán a entrar por la ventana. - Federico II