Vive de manera que puedas mirar fijamente a los ojos de cualquiera y mandarlo al diablo. - Henry-Louis Mencken