Alabar a los príncipes por las virtudes que no poseen equivale a hablar mal de ellos impunemente - François de la Rochefoucauld