Hay cuerdas en el corazón humano que sería mejor no hacerlas vibrar - Charles Dickens