Cualquiera puede cometer un error; pero sólo los insensatos se aferran a él. Los segundos pensamientos son los mejores, como dice el proverbio. - Marco Tulio Cicerón